Convocatoria Nº 55 "Cuerpos del margen y sufrimientos sociales"

El cuerpo humano es más que un organismo fisiológico reducido a la genética y la biología, porque muchos son los lazos que el sujeto teje con él, al punto de sacarlo del lugar de objeto moral que lo ata a las costumbres. Se ha convertido en un eje fundamental de lo social, la moral y la política, para quienes buscan conservarlo –guiados por el alma-, como para los que buscan transfigurarlo y liberarlo, poniéndolo al servicio de nuevas identidades. Las búsquedas de los adolescentes para manejarlo, su presencia en juegos virtuales, su dificultad por la anomia que lo invade, su fuerza presente en el reclamo de las mujeres, su urgencia de autonomía para hacerse joven o dejarse morir, o, el derecho a un cuerpo específico exigido por múltiples minorías, son algunas de las situaciones que ponen algunos cuerpos al margen de lo social. 

Parece imposible pensar que podemos separarnos del cuerpo, este lugar de la existencia que condensa lo real que nos precede y que nos contiene para satisfacer deseos de una sociedad que cotidianamente exige respuestas adecuadas a poderosas políticas que cultivan el hedonismo individualista que hace triunfar el olvido de toda lucha colectiva. Así, complicado y obligado, el cuerpo se convierte en lugar del juicio moral. Siempre en demasía. Para ser juzgado por su condición económica, edad, color, rasgos, procedencia, sexo, género, maquillaje, forma, habla, por el modo en que se mueve, canta o baila. Entonces se propaga una lucha generalizada “contra el cuerpo”, bajo el pretexto de defender normas y leyes que condenan su uso.
Vemos que es imposible separarlo del mundo donde se ha forjado y practicado y por ello es que hace ya buen tiempo que las ciencias sociales se han detenido en él para examinar los lazos que teje con los demás, Podemos entonces observarlo y consultarlo, analizarlo y conocer sus técnicas y sus saberes, buscar su fuerza simbólica o describir sus violencias y temores.
“El primer hecho a constatar es la complexión corporal de los individuos y las relaciones que crean con el resto de la naturaleza”, advierte Marx (1976, pp.14,15) mostrando que siendo eminentemente social y objeto de evaluación y producción, el cuerpo es cuidado, alimentado y exhibido, como eje de las preocupaciones que construyen presentaciones, representaciones, imaginarios, significaciones y estereotipos, o sea, es claramente un objeto de poder, regido por obligaciones que lo hacen corregible para volverlo dócil (Foucault, 1998) dado que es centro del habitus (Bourdieu, 1999), pues en él se incorpora la historia para imprimirle conocimiento. En tanto lugar de afecto y deseo, es vulnerable al sufrimiento social que deja ver la responsabilidad de todos(as) ante hechos brutales observados y sentidos con la violencia de la desaparición de personas, el racismo, la tortura, la destrucción y encarcelamiento de pueblos indígenas, el tráfico de niños, la trata de personas o el tráfico de migrantes, entre tantos otros hechos violentos ejercidos dados contra cuerpos abandonados por los estados.
En el número 55 de POLIS Revista Latinoamericana, hemos querido ingresar desde las ciencias sociales en el cuerpo, lugar íntimo y público que nos porta y nos enfrenta al mundo. Abordable desde diversas perspectivas disciplinares donde se cruzan la historia, la antropología, la sociología, la psicología o la educación, el cuerpo invita a superar estas fronteras para abrir a distintas propuestas que invitan regresar a Mauss (1991) desde sus usos más concretos, a lo cotidiano cuando se camina o conversa teatralizando la vida (Goffman, 1981) entre la repetición de gestos y actos que consiguen que el cuerpo sea apreciado o aceptado o, inversamente, ignorado, despreciado y violentado, como lo señalara Arendt (1958) cuando estamos solos con el cuerpo.
En este número de POLIS invitamos a escribir sobre los cuerpos “del margen” y sobre sus sufrimientos, siguiendo a una sociología que por ejemplo, se puede ver en Robert Park (1928) cuando abordó el “hombre marginal” que se mueve entre dos mundos y culturas o en cuerpos que enfrentan inmensas crueldades como advierte William Du Bois (2013). Pero el margen está en cualquier parte, puede ser frontera o región, puede ser barrio, sexualidad o deseo. Vivir al (en el) margen conlleva el sufrimiento social de quienes se mueven en los intersticios de la sociedad (y de lo social), a contracorriente de normas y obligaciones, para armar la vida desde prácticas, discursos y conocimientos que suelen ser desconocidos, porque se les niega el derecho a la palabra o se les impone una lengua. Implica buscar el lugar y rol que una sociedad le asigna a quien ha construido como “Otro” en el imaginario colectivo, las creencias o los puntos de vista que se combinan para la proximidad o la distancia, es decir, para la acogida o el deseo de expulsión. Luego, los lazos sociales se rompen o se mantienen apretados, según el carácter de la línea marcada por el margen en el espacio físico y simbólico del campo social.
Cuerpos, márgenes, sufrimiento social, serán conceptos claves y ejes de este Lente de Aproximación de carácter multidisciplinario, que podrán cruzarse con el poder, el estigma, el racismo, los procesos de criminalización y de segregación dados histórica y estructuralmente contra cuerpos que resisten, luchan y enfrentan las violencias cotidianas.
Considerado todo lo anterior, invitamos a participar con artículos basados en investigaciones empíricas, contribuciones teóricas y metodológicas–especialmente con foco latinoamericano-, que se hayan detenido en cuerpos que sufren, que carecen de todo o han sido separados del mundo de los normales en cárceles, hospitales psiquiátricos o asilos; o en los cuerpos nombrados como “discapacitados” que molestan por su diferencia y suelen ser exhibidos para la piedad nacional; o de los migrantes que resisten al racismo; o los cuerpos trans, gays, lésbicos y los que se atreven a mostrar el goce que ata al mundo; o los de trabajadoras sexuales que reclaman derechos; o los cuerpos de niños y niñas abusadas; o de trabajadores precarizados, explotados y traficados; o los cuerpos de la trata.
Es probable que haya otros que están por allí, asustados por dejarse ver o demasiado felices para expresarse. Pero confiamos en la escritura que se atreva a sacarlos del encierro y les convenza a formar parte de este número.
Para el envío de su artículo siga estrictamente con el perfil, alcance y las normas de la revista POLIS detalladas aquí https://scielo.conicyt.cl/revistas/polis/einstruc.htm. Los artículos postulados a la sección Lente de aproximación “Cuerpos del margen y sufrimientos sociales” deberán ser enviados indicando en el asunto “Convocatoria Número 55”, hasta el 15 de noviembre del 2019, al correo revistapolis@ulagos.cl

Bibliografía
Arendt, H. (1958). La condición humana. Nueva York, Estados Unidos: U. of Chicago Press
Bourdieu, P. (1999). Meditaciones pascalianas. Barcelona: Ed. Anagrama.
Du Bois, W. (2013) El negro de Filadelfia. Un estudio social. Cali: Archivos del índice
Foucault, M. (1998), Vigilar y Castigar. Nacimiento de la prisión. México: Ed. Siglo XXI
Goffman, I. (1981) La presentación de la persona en la vida cotidiana. Buenos Aires: Ed Amorrortu
Marx, C y Engels F. (1976) L’Idéologie Allemande”, pp. 14,15. Paris: Editions Sociales
Mauss, M. (1991). Técnicas y movimientos corporales. En: Mauss, M. Sociología y Antropología. Madrid: Tecnos
Park, R. (1928). Human Migration and the Marginal Man. En: American Journal of Sociology, 33 (6)